El PP protesta por el discurso de De Castro: «Repleto de insultos y reproches políticos» e «indigno» de las Medallas de Oro

El PP ha emitido este domingo una nota oficial de protesta para expresar «su más profundo rechazo, indignación y malestar por la utilización absolutamente irrespetuosa que el presidente de la Ciudad hizo del discurso institucional con motivo de tan solemne acto» por el Día de Melilla.

Así, ha criticado la «utilización» de un acto institucional por parte Eduardo de Castro para su interés particular, porque «su irrefrenable cascada de desprecios políticos al PP y a su presidente –Juan José Imbroda–, fundamentalmente, le llevaron incluso a establecer un vergonzante juego de palabras para seguir insultando a Juanjo Imbroda al referirse a la Medalla de Oro a título póstumo al querido y respetado Javier Imbroda –hermano del dirigente ‘popular’–, algo sencillamente repugnante».

Los ‘populares’ han señalado por ello que «reprobamos, rechazamos y lamentamos el discurso, repleto de insultos y reproches políticos del presidente de la Ciudad, indigno del acto central de la entrega de las Medallas de Oro de la Ciudad Autónoma de Melilla».

Para el PP «las Medallas de Oro representan la más alta de las distinciones que concede nuestra ciudad y ningún cargo de representación, ni siquiera el presidente, puede arrogarse la potestad de pervertir el sentido del homenaje, previamente apoyado por la unanimidad de los grupos políticos del arco parlamentario».

En la nota de protesta, han resaltado que «un acto solemne, que en todo su planteamiento inicial fue correcto y cuidado, acabó, sin embargo, con un bochornoso discurso político, carente de toda oportunidad por el momento del que se trataba, plagado de reproches directamente dirigidos al PP y, sobre todo a su presidente, que además de acudir como senador y diputado, acudía como miembro de la familia de uno de los homenajeados».

Para el PP se trató de «una actitud personalista, radical y partidista del presidente de la Ciudad, que se apropió, sin el más mínimo sonrojo, de un emocionado homenaje a dos grandes melillenses, desluciendo clamorosamente el sentido del acto y sin respetar el sentimiento de familias y amistades de las personas a las que Melilla les rendía en ese momento su reconocimiento y tributo».

FOTO CAM

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas