El nuevo Plan Estratégico

Fondos europeos

Por: Emilio Guerra

La planificación estratégica que ocupa al Gobierno de la Ciudad Autónoma, trata de configurar un amplio propósito urbano, teniendo en cuenta los aspectos económicos, sociales, culturales y territoriales de Melilla. Es, en palabras del urbanista José Miguel Fernández Güell, “un proyecto urbano global, además de un proceso continuo de reflexión sobre la ciudad para concebir un futuro deseado y programar los medios reales para alcanzarlo”.

Me estoy refiriendo a lo que es un importante proceso de participación ciudadana, capaz de difundir una cultura de ciudad, de sus retos, de sus oportunidades, que facilita la colaboración de todos los agentes implicados.

Desde mi punto de vista, creo que se ha elaborado un Plan Estratégico cargado de contenidos, con una visión clara de la situación de la ciudad y con un análisis realista de lo que pueden ser nuestras fortalezas y debilidades.

Yo diría que hasta el momento, el aspecto teórico es impecable como consecuencia de la profesionalidad y experiencia de las personas que están llevando a cabo los trabajos de elaboración.

Pero como todos sabemos, el éxito en la implementación de todo plan estratégico depende, en gran parte, de que encontremos el punto de equilibrio entre las muchas tensiones que surgirán en el momento de llevarlo a cabo. Equilibrio entre la meta final y los objetivos a corto plazo. Equilibrio entre autoridades, responsables y capacidad de decisión individual, disciplina, etc.

Ahora bien ¿cómo vamos a lograr las máximas garantías de que este Plan no quedará en el olvido como los anteriores?

En primer lugar, es fundamental el compromiso de aquellas personas que consideremos “clave” para desarrollar la estrategia.

Hay que “fundir” el Plan a medio y largo plazo con el día a día de nuestro trabajo, con el día a día de las organizaciones implicadas. El Plan tendrá diversas fases en el tiempo, pero sin perderlas de vista, tienen que estar conectadas y consensuadas.

Debemos asegurar los recursos, tanto financieros como humanos, para ejecutar fielmente lo programado.

La comunicación y el marketing deben ser las herramientas fundamentales:  ¿para qué? para mantener la ilusión, y sobre todo, la credibilidad del Plan a lo largo del tiempo.

La socialización de la estrategia es una actividad fundamental. Es necesario lograr una comunicación sencilla y digerible para todos los públicos y niveles de la organización estableciendo un Plan de Comunicación.

Una vez asegurado lo anterior, vamos a necesitar un SEGUIMIENTO Y CONTROL DEL PLAN ESTRATÉGICO. Creo que uno de los principales “errores o fallos” de los anteriores planes, es que desde la perspectiva política, nunca se creyó en la capacidad de “rentabilizar” el planeamiento estratégico de sus operaciones y resultados en el largo plazo. Ya lo decía el premio Nobel de Economía Finn Kydland al considerar el origen de las mayores crisis económicas en «la enfermedad de la incongruencia temporal». Por otro lado, los anteriores planes carecieron de liderazgo. No hubo liderazgo de organización, institución, o tan siquiera de tipo personal.

Todos sabemos que la puesta en práctica de un plan estratégico no depende de lo que haga un actor, sino de lo que lleven a cabo una pluralidad de actores, con unas competencias, unos intereses y unas visiones no siempre coincidentes, pero en definitiva, se trata de un PROYECTO COLECTIVO. Por tanto, para lograr el éxito es preciso que la misma organización del Plan desarrolle la gestión adecuada para su realización.

Llegados a este punto, creo que la inquietud de todos se proyecta en la FASE DE IMPLEMENTACIÓN, y si seremos capaces de no caer en los fatales errores del pasado.

Los planes estratégicos son siempre una oportunidad, pero coincidirán conmigo que el que estamos desarrollando cobra una importancia significativa por la llegada a nuestro país de los llamados fondos europeos NEXT GENERATION y en su desarrollo, los REACT-EU y los del PLAN DE RECUPERACIÓN Y RESILIENCIA. Todo eso dará también un nuevo impulso a lo que será el Fondo Social Europeo Plus o los FEDER.

De manera que habrá un nexo, una interconexión: “Ejecución Plan Estratégico-Ejecución de los nuevos Fondos Europeos” que va a demandar una coordinación -técnica y política- eficaz, “para salir airosos de ambas cuestiones”.

Se trata, en definitiva, de “hacer ciudad” sin prejuicios ni supuestos réditos políticos, algo en lo que está trabajando de forma intensa, profesional y con amplitud de futuro nuestro gobierno local.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas