agosto 11, 2022 04:15

El Juzgado de Lize

Lize Melilla

Por Fernando Portillo Rodrigo

No aparece con ese nombre en la Ley de Planta, ni en los carteles indicadores del edificio judicial, ni en el encabezamiento de autos y sentencias. Pero así conocemos al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de Melilla todos los que trabajamos en Justicia. El juzgado de Lize.
Tienes una forma de ser tan marcadamente personal, y una manera de trabajar tan eficiente, que, a pesar de los jueces que han pasado por ahí, a pesar de estar rodeada siempre de magníficas compañeras (casi siempre mujeres), es y siempre será TU juzgado.
A tu físico intimidante (alta, rubia) acompañas siempre una personalidad desafiante, dirán hosca aquellos que no te conocen, pero que solo refleja una actitud de vida resolutiva, un aquí y ahora porque a eso hemos venido. Y eso vale para trabajar, y de qué manera. Para viajar, y en qué sitios has estado. Y para ir de fiesta, con qué plenitud. Contigo, nada parece hacerse a medias. Hasta para dejarnos ha tenido que ser a tu manera.
Seguramente no lo sabes, y si lo sabías lo habrás olvidado, pero la primera guardia que hice contigo casi me cuestas una sanción. Cómo se atreven a traer un detenido un domingo a punto de terminar la mañana. Y yo, claro Lize, cómo se atreven, me van a oír. Y me oyeron. Y luego yo a ellos, por supuesto, queja incluida. Para los años siguientes que compartimos en el Juzgado nº 3 ya aprendí que trabajar contigo suponía, no solo confiar ciegamente en tu labor (qué fácil hacías la mía), sino también embridar tu impaciencia y tu practicidad. Años de admirable trabajo y, quiero creer, de sincera complicidad.
Sirvan estas líneas de sentido homenaje a quien tanto ha hecho por la Justicia en esta ciudad, aunque no saliese en los papeles.
A David, funcionario de fiscalía, tu compañero inseparable, cómplice de vida, mi abrazo sincero. Mi más sentido pésame a él, a toda tu familia, a todos tus amigos, a todos tus compañeros. Te vas dejándonos un hueco que no se llenará jamás.
Aún no me lo creo, pero ya no se oirá ese intenso golpear de teclado, no se escucharán esas desinhibidas risas con las compañeras, nadie vendrá nunca más con esas prisas.
En el juzgado de Lize.
(Fernando Portillo Rodrigo es actualmente Juez Decano y fue titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de Melilla desde marzo de 2010 hasta diciembre de 2015)

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

2 comentarios

  1. Repito, precioso y valientes comentarios Sr. Portillo, es de justicia acordarse de las muchas y duras penalidades laborales pasadas con los compañeros. No olvidar es importante, no menos recordar. Les acompaño a todos en el dolor por la pérdida de tan significante persona. Fue alumna mía en el Colegio de Prácticas y me puede la debilidad. Disculpen.

Relacionado

Noticias Relacionadas