Escribe para buscar

Sanidad

El Hospital Comarcal de Melilla implanta la tecnología automatizada de PCR para virología y estudio de la sangre

Compartir

La Dirección Territorial del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA) informa de que el Hospital Comarcal de Melilla ha implantado la tecnología automatizada de PCR para virología, estudio de la sangre y otras pruebas con la adquisición y puesta en funcionamiento de un nuevo dispositivo en el Laboratorio de Biología Molecular.

Este dispositivo automático de capacidad diagnóstica, Cobas 6800, según su fabricante, Roche Molecular Diagnostic, consiste en “un sistema totalmente integrado y automatizado para la preparación de muestras y para la PCR en tiempo real” que está diseñado “para su integración sencilla en el flujo de trabajo de laboratorio, desde soluciones preanalíticas a posanalíticas”.

Las necesidades de la pandemia del COVID-19

La pandemia del COVID-19 ha supuesto un punto de inflexión en las estrategias del Laboratorio Clínico del Hospital Comarcal, motivo por el que el INGESA ha apostado por la incorporación de técnicas de biología molecular “dirigidas fundamentalmente  al diagnóstico del virus”.

A este respecto, el jefe del Servicio de Laboratorio Clínico y director del Centro de Transfusión, el facultativo especialista Miguel Ángel de las Nieves,  ha señalado que “la adaptación a las necesidades de la pandemia ha supuesto una renovación tecnológica, búsqueda de nuevos espacios y su adaptación, así como formar en ese campo a los técnicos”.

Sobre esta adaptación a las exigencias de la pandemia el microbiólogo Sergio Román Soto, añade que “en la actualidad interesa el estudio de las nuevas variantes del virus que van surgiendo, así como la vigilancia de esas nuevas mutaciones, para la actualización de las vacunas existentes” y garantizar que “la inmunización que producen sea efectiva en la población para que el coronavirus se quede como un virus estacional más, parecido al de la gripe, y no produzca una patología tan grave que aumente los ingresos en la UCI”.

En este sentido explica el microbiólgo que “ya se dispone en el Hospital Comarcal de la capacidad diagnóstica rápida de presencia o ausencia de la enfermedad para, posteriormente, enviar esas muestras a los centros de vigilancia correspondientes para el estudio de mutaciones y variantes”.

De las Nieves especifíca que “dentro de lo que es la idea de un laboratorio global integrado, en el Centro de Transfusión de Melilla tradicionalmente  ha dispuesto de un pequeño laboratorio de Biología Molecular para la detección de virus relacionados con la seguridad transfusional, fundamentalmente VIH, hepatitis B y C”. Sin embargo, continua el INGESA, “a medida de que se vio la necesidad de hacer una ampliación y una incorporación de nuevas tecnologías, fundamentalmente orientadas a la pandemia COVID”, también se percataron de que “esta tecnología va a ser necesaria en el futuro para nuevas situaciones que se puedan dar”.  

De este modo, ha matizado Miguel Ángel de las nieves,  que “el Hospital Comarcal debe estar preparado para innovar y aumentar su capacidad diagnóstica” porque, “en este caso el detonante ha sido el COVID; pero a las puertas están otros virus que pueden venir”, quien ha comentado además, que según  las necesidades y requerimientos que la situación demande se intentará incorporar “toda esa tecnología  o gran parte de ella a un proceso automatizado”, porque ya se puede con la  incorporación del  dispositivo automático de capacidad diagnóstica.

De hecho, la firma fabricante señala en las especificaciones que “el dispositivo está diseñado para aplicaciones de alto rendimiento como la monitorización de la carga viral, el cribado de donantes de sangre, el análisis microbiológico y la salud de la mujer”. Así como que “puede realizar hasta 384 pruebas en un turno de 8 horas (1.536 pruebas en 24 horas) con solo 3 interacciones del usuario por serie y hasta 8 horas de autonomía operativa”.

Sergio Román apunta que “ahora mismo tenemos el reto de aumentar la cartera de servicios de una unidad funcional de Biología Molecular”, en el sentido de que no solamente se realice el diagnóstico de coronavirus, que ya está totalmente implantado y con unos tiempos de respuesta adecuados a las necesidades reales que existen en Melilla, sino que “el objetivo es seguir creciendo en cuanto a diagnóstico molecular, por ejemplo, haciendo cribado poblacional de distintas patologías como el papiloma humano en la mujer. Y, en el futuro, otras exigencias que podamos requerir para el diagnóstico, seguimiento y vigilancia de la salud de la población de Melilla que es nuestro objetivo principal”.

Para De las Nieves el reto logrado “ha sido poner en marcha una unidad de Biología Molecular con el esfuerzo de los microbiólogos de nuestro centro, en cuanto a empezar de nada a implantar  una tecnología diagnóstica apropiada, segura y eficaz”. Y añade que el próximo reto “es incorporar lo que ya veníamos haciendo a esta innovación y, así, conseguir una unidad con capacidad diagnóstica molecular”.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *