El Correcaminos y Despeñapedros

Despeñapedros

Las casualidades existen, como las meigas/brujas (haberlas hailas), pero cuando un suceso o hecho se repite con mucha frecuencia no es por casualidad, sino más bien por causalidad.

Que Pedro Pinocho Sánchez vaya de catástrofe electoral en catástrofe electoral no es una casualidad, es una consecuencia de sus acciones en el gobierno. Pese a que, en su estúpida soberbia, nos considere tontos de baba a todos los españoles o, lo que es peor, piense que necesitamos ser tutelados en todo y que no merecemos la libertad de decidir sobre nuestras vidas y haciendas. Pese a lo que él cree, nos damos cuenta de sus mentiras, de sus falsas promesas, de su patético apego al sillón, de su inutilidad (y de la de sus acólitos y socios nacionalistas, antisistema o pro-etarras) a la hora de resolver nuestros problemas, de cómo va dejando, en definitiva, a España, hecha un erial.

( Lea completa esta noticia en la edición digital de PDF de MELILLA HOY

https://online.melillahoy.es/membresias/ )

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

La fragmentación política

Stanley G. Payne, uno de los más grandes hispanistas, en La Razón, el miércoles. A la pregunta de qué le preocupa más de lo que