El Centro de Historia y Cultura Militar de Melilla trata el tema, en el Fondo museístico del mes, de “La máquina del enigma”

El cifrado de mensajes en la Segunda Guerra Mundial

Por el coronel Juan Cámara Artigas, director del Museo Militar de Melilla

Continuando con la campaña de divulgación promovida por el Centro de Historia y Cultura Militar, y al objeto de dar a conocer hechos históricos relacionados con Melilla y la milicia, se pone en conocimiento de los ciudadanos “La máquina enigma”.

En mayo de 1941, Fritz-Julius Lemp, comandante del submarino alemán U-110, se encuentra nadando en las gélidas aguas de Groenlandia intentando, como el resto de su tripulación, llegar hasta los buques enemigos antes de ser víctimas de la hipotermia. Tras hundir dos buques de escolta de un convoy, el HMS Bengore Head y el HMS Esmond, las cargas de profundidad de la corbeta HMS Aubretia le dañan seriamente soplando los tanques para emerger


Al salir a superficie es cañoneado por tres buques de escolta y decide poner cargas explosivas temporizadas en el submarino para que se hunda de popa, ordenando abandonarlo. Pero al mirar para atrás ve que el submarino permanece a flote y deshace su camino nadando otra vez hacia su buque. Una dotación de presa del HMS Aubretia había desactivado las cargas, apoderándose de la máquina enigma de dotación y lo más importante, el cuaderno de claves de la misma. El capitán desapareció en el mar.

(Lea completa esta noticia en la edición digital de PDF de MELILLA HOY https://online.melillahoy.es/membresias/)

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

La fragmentación política

Stanley G. Payne, uno de los más grandes hispanistas, en La Razón, el miércoles. A la pregunta de qué le preocupa más de lo que