DIPUTADO POR MELILLA: 40 años en la Alianza Atlántica

En estos días en que el mundo asiste atónito a la criminal invasión de Ucrania por parte de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa, so pretexto del intento del gobierno ucraniano de ser admitido como socio en la Alianza Atlántica y cumpliéndose el próximo 30 de mayo el cuarenta aniversario del ingreso de nuestra nación como miembro número 16 de la Alianza es bueno hacer una recapitulación del proceso seguido y lo que la pertenencia a la misma supone para nuestra defensa.
En lo tocante al proceso para nuestra incorporación a la OTAN, tuve la oportunidad, por motivos profesionales, de visitar el Departamento de Estado estadounidense en 1987. Los funcionarios dedicados al seguimiento de la situación de España en aquella época me desvelaron su colaboración con el Gobierno de España del Sr. González para elaborar la pregunta adecuada a la población española en el referéndum de marzo del 86 para convalidar el ingreso de España acordado, como he dicho, cuatro años antes, en mayo de 1982. Hay que otorgarle al presidente González el reconocimiento de una capacidad significativa de adaptar su posición ideológica y la de su Partido a la realidad y a las necesidades de evolución de la sociedad española.
Todo este proceso de reincorporación de España a la realidad internacional, lo que se llamó la transición exterior, no se puede desvincular, sin embargo, especialmente en el ámbito de las Fuerzas Armadas, de nuestra incorporación a las Operaciones de Apoyo a la Paz de las Naciones Unidas, que comenzaron en 1989 con nuestra participación en la verificación de la retirada de los cubanos de Angola. Esta misión abrió un camino de participación de nuestras Fuerzas Armadas en Operaciones de creciente dificultad y demanda en el ámbito operativo.
Pero volviendo a la incorporación a la Alianza Atlántica, tras el referéndum del 12 de marzo de 1986, España inició su participación en todos los comités, grupos de trabajo, agencias, presupuestos y planeamiento de la defensa de la OTAN, con excepción de la estructura militar integrada.
El 3 de julio de 1997, el Gobierno español anunció su deseo de ubicar el futuro Cuartel General del Mando Subregional Sudoeste de la OTAN en el Acuartelamiento de Retamares (Madrid). Los días 8 y 9 de julio de ese año tuvo lugar la cumbre de la OTAN de Madrid a la que estaba invitado el presidente Yeltsin, que finalmente no asistió, aunque sí lo hicieron altos funcionarios de su Gobierno y se procedió a invitar a Hungría, Polonia y la República Checa para su incorporación a la Alianza. El Comunicado de la Cumbre recogió la aspiración española de la “plena participación” en la estructura militar integrada en fase de reforma.
Finalmente, España culminó su incorporación plena a la estructura militar integrada de la OTAN el 1 de enero de 1999. A partir de entonces, se produjo la incorporación progresiva de Generales, Oficiales y Suboficiales españoles al resto de Cuarteles Generales de la Estructura de Mandos y de la Estructura de Fuerzas, comenzando, igualmente, la pre-asignación de Unidades españolas a Cuarteles Generales de la OTAN.
Desde la integración efectiva en la Estructura de Mandos y la Estructura de Fuerzas, nuestras Fuerzas Armadas se adentraron en un proceso de mejoras operativas evidentes que nos condujeron, incluso, a entendernos mejor entre nosotros mismos hasta el punto de llegar a definir en la Ley de Defensa Nacional del 2005 a nuestras Fuerzas Armadas como una entidad única. Las competencias entre Ejércitos por el acceso a los recursos subsisten, pero la conciencia de unidad de esfuerzos entre todos prevalece, a las órdenes del JEMAD, que tras muchos años de “primus inter pares” adquirió una preeminencia efectiva como segunda autoridad del Ministerio de Defensa y responsable ante el Ministro de las Operaciones en las que intervienen las Fuerzas Armadas.
Respecto a la Estructura de Fuerzas, España pone a disposición de la OTAN dos Cuarteles Generales de alta disponibilidad, uno marítimo a bordo del buque “Castilla”, con Base en Rota, y otro terrestre situado en Bétera, Valencia. Además, contribuye también a través del Cuartel General del Eurocuerpo, ofrecido a la OTAN como de alta disponibilidad.
Estos Cuarteles Generales lideran por turnos los mandos componentes de la Fuerza de Respuesta de la OTAN (NATO Response Force, NRF), definida como un conjunto de fuerzas terrestres, aéreas y marítimas, tecnológicamente avanzadas, flexibles, con capacidad de despliegue y sostenibles, listas para desplazarse rápidamente donde sea necesario.
Este concepto de Fuerzas de Respuesta en detrimento de la multiplicidad de Cuarteles Generales de Mando y de Fuerzas que se habían establecido y cuestionado en la década anterior se formalizó en el vigente Concepto Estratégico de 2010 firmado en Lisboa. La invasión de Ucrania quizás obligue a la Alianza a revisar este concepto en beneficio de estructuras de fuerzas más consolidadas y permanentes que permitan el adiestramiento combinado, el conocimiento mutuo y con todo ello la cohesión imprescindible para construir una disuasión creíble.
En el proceso de elaboración del nuevo Concepto Estratégico a aprobar el 30 de junio en Madrid, se apunta a continuar en la línea iniciada en el Concepto Estratégico del 2010, según la cual la Defensa colectiva del Artículo 5 del Tratado fundacional, permanece abierta a reaccionar ante cualquier ataque, dirigido a cualquier país aliado, procedente de cualquier dirección. Eso incluye los ataques procedentes de amenazas híbridas, cíber y espaciales.
España es cada vez más consciente de la importancia que representa para nuestra estabilidad y nuestro progreso el estado de seguridad que nos hemos proporcionado entre todos junto con nuestros socios durante estos primeros cuarenta años de pertenencia a la Alianza Atlántica y afianzar aún más los vínculos de defensa mutua.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

Bajar impuestos = más votos

El gran Rafa Nadal viene a ser como Tezanos, pero al revés. Nadal será parte de ese enorme legado español, Tezanos parte de nuestra vergüenza