De Castro, en su discurso: “Melilla es una ciudad madura y no necesita ningún héroe caduco y trasnochado que la salve”

El presidente defendió en su “discurso institucional” por el Día de Melilla la gestión del Gobierno local y criticó la del anterior Ejecutivo del PP y apeló a “remar en la misma dirección” y no en “el miedo y la guerra política”

El presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro, durante su discurso por el Día de Melilla / CAM

En el que era su último discurso como presidente de la Ciudad Autónoma en el Día de Melilla, el jefe del Ejecutivo local, Eduardo de Castro, levantó polémica entre algunos de los asistentes al acto institucional que se celebró en la Plaza de las Culturas por la forma y contenido del mensaje. Y es que en dicha alocución, además de poner en valor los 525 años de la fundación de Melilla como ciudad española, europea, “ejemplo de convivencia y de unidad como pocos lugares existen en el mundo”, realizó una defensa férrea de la gestión del Gobierno que él preside y criticó la del anterior.

Así pues, indicó que la política “no es un juego de suma cero en el que unos tienen que ganar siempre y alguien siempre tiene que perder, ni el mundo un lugar blanco o negro, sino una búsqueda continua de algo que está por encima de intereses, partidos y personas”, que es el “servicio a los ciudadanos”. “No el servirse de ellos”, puntualizó.


De Castro reconoció que no ha sido una tarea “fácil” la que ha emprendido el Ejecutivo local en la actual legislatura debido a las “muchísimas dificultades” que han atravesado, como la pandemia del covid-19, así como “los fallos” que hayan podido cometer.
“Pero si miramos atrás con un poco de perspectiva, me surge la pregunta de si todo el rechazo y el hartazgo que proclaman los amantes del pasado es real o solo una excusa para esconder la más vieja y sórdida motivación política, que no es otra que recuperar el sillón perdido”, afirmó, agregando que después de 525 años de “orgullosa e irrenunciable historia española y europea, nadie discute ya que Melilla es una ciudad madura y no necesita a ningún héroe trasnochado y caduco que la salve”.


De este modo, el presidente aseguró que su Gobierno ‘ha devuelto Melilla a los melillenses’ con las políticas que han llevado a cabo a lo largo de estos tres años a pesar de que admite que “muchos de esos cambios hayan pasado desapercibidos o no parezcan importantes o tan urgentes”. “Pero ahí están las cifras”, puntualizó, enumerando algunas de políticas que han ejecutado, como la nueva Jefatura de Policía Local, las becas o la reciente visita de representantes del Comité de Regiones.

“Una responsabilidad de todos”
Aun así, apeló a “una responsabilidad de todos y para con todos para construir un proyecto de ciudad” y sumar “ más manos que remen en la misma dirección y reivindiquen su lugar como dintel de África y Europa”. “No es admisible que algunos sigan empeñados en hacer del caos un modelo de sociedad ni que, después de tres años, mantengan el miedo y la guerra política como estrategia por un beneficio personal”, criticó.


“La política no es mirar con constante anhelo al pasado, ni esperar pasivamente a que nos toque el turno de Gobernar. No es imponer una única visión del mundo. No es escoger un bando para atacar al otro. Es todo los contrario. La política es el arte de los posible, y esto lo es”, explicó.


Por último, De Castro dedicó unas palabras al exseleccionador nacional de baloncesto, Javier Imbroda, y al artista local Carlos Baeza, a los que se les ha concedido este año la Medalla de Oro de la Ciudad, aunque a Imbroda a título póstumo, en las que destacó la destreza de ambos.
“Somos piezas de una comunidad cuyos lazos se pierden en el tiempo, pero que debemos mantener, huyendo de quienes solo se empeñan en construir barreras y fronteras”, pronunció al final.

Pequeño abucheo durante el discurso del presidente

El discurso que ofreció este sábado el presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro, en los actos de celebración por el Día de Melilla indignó a algún que otro presente a dicho acto, sobre todo entre los miembros de las filas del PP de Melilla, que no daban crédito.
Tal es así que, durante la alocución, se escuchó un breve pero sonoro abucheo a De Castro por parte de algunos de los asistentes al acto institucional que se celebró en la Plaza de las Culturas.

“Sencilla y sentida” ofrenda a las víctimas del covid-19

Tras del discurso institucional que ofreció el presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro, por el Día de Melilla, se llevó a cabo una “sencilla y sentida” ofrenda floral a las más de 160 personas que han fallecido a causa del covid-19 desde que empezó la pandemia en marzo de 2020. Durante el desarrollo de los actos institucionales por el Día de Melilla, el quinteto de metales de la Banda, Orquesta y Coro ‘Ciudad de Melilla’ interpretó varias piezas musicales.


Una vez finalizados los actos, los melillenses que se encontraban en la Plaza de las Culturas pudieron disfrutar de un bello castillo de fuegos artificiales lanzados desde Melilla La Vieja.

Un comentario

  1. Héroes caducos ? No se referirá a usted mismo ?. Tiene a Melilla hecha unos zorros y está viviendo de anteriores proyectos a su gobierno. Y sus proyectos, los de usted, no proporcionan a Melilla mas que gasto y agradecimientos de los beneficiados. Ayer un empresario de una agencia de viajes denunciaba en este periódico que usted no le paga los importes del Bono turístico y que ello le va a obligar a cerrar la empresa. Y va y se pone usted a hablar de gobiernos anteriores. Ya vale, Sr, de Castro, ya vale

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas