Escribe para buscar

Política

De Castro acusa al PP de intentar cansarlo para que dimita y “echar por tierra la voluntad popular”

Compartir
Eduardo de Castro

“Están viendo ustedes que no estoy incapacitado. Evidentemente, no va a haber dimisión. Y en mi agenda no está morirme ninguno de estos días”, resumió De Castro para insistir en que ninguna de esas razones se da para que abandone el cargo

El presidente de Melilla, Eduardo de Castro, acusó ayer al PP de “retorcer la ley y el reglamento” para intentar conseguir “cansarlo” para que dimita tras ser comunicada su expulsión definitiva de Ciudadanos (Cs), todo ello “con un interés bastardo” de “conseguir el poder que obedece a una representatividad”. “No se puede retorcer esto de tal manera que sea un grupo político el que eche por tierra toda la doctrina del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo y, lo que es peor, de la voluntad popular”, afirmó De Castro, que preside el Gobierno con un único escaño, apoyado por sus socios políticos Coalición por Melilla (8 escaños) y PSOE (4).

De esta manera, a preguntas de los periodistas, De Castro hizo una valoración positiva, “evidentemente”, del informe emitido por el secretario general accidental de la Asamblea, que consideraba que no cabían las peticiones del PP de que De Castro, tras ser notificada su expulsión de Cs, pasara a ser diputado no adscrito y ser cesado como presidente.
Según De Castro, las pretensiones del PP “han decaído porque jurídicamente no tienen ningún sustento” y “la tesis de pasar a ser diputado no adscrito no era viable” al existir “una cuestión de voluntariedad” en la separación del grupo político, algo que el presidente melillense aclaró que no se ha “separado de nadie”.

Motivos de cese tasados
Además, afeó al PP que, en su exposición, haya “olvidado de forma intencionada” el Reglamento del Gobierno y de la Administración, donde “están tasadas jurídicamente” las razones del cese de un presidente, que son por una moción de censura, una cuestión de confianza, incapacidad temporal o permanente, dimisión o fallecimiento.
“Están viendo ustedes que no estoy incapacitado. Evidentemente, no va a haber dimisión. Y en mi agenda no está morirme ninguno de estos días”, resumió De Castro para insistir en que ninguna de esas razones se da para que abandone el cargo, por lo que dijo que se irá de la política “cuando llegue el momento, cuando lleguen unas elecciones o cuando sea”.
Mientras tanto, aseguró que seguirá trabajando porque es su obligación y advirtió al PP, al que acusó de “torpedear al Gobierno e intentar cansar al presidente para que dimita”, de que “cada vez que ponen un palo en la rueda, la rueda coge más velocidad”.
También defendió su forma de hacer política, en la que dice que no insulta y hace poca crítica política “porque ya sabemos lo que pasa con esto”. Reprochó al PP que “intente judicializar desde el minuto uno del día 1 después de la investidura”, aunque asegura que lleva acumuladas ocho denuncias en su contra, que han sido “todas ganadas o sobreseídas”.
Instó al PP a que recurra si no está de acuerdo con el informe, pero incidió en que estas cuestiones son “una pérdida absoluta de tiempo, de gestión, de dinero y de capacidades”.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *