Concentraciones en toda España para condenar las muertes del salto a la valla de Melilla y pedir que se investiguen

En Melilla, la protesta estuvo protagonizada por los 133 inmigrantes que saltaron la valla, acompañados por miembros de entidades sociales y ciudadanos, que reclamaron justicia y que esas muertes no queden impunes

FOTOS @giner.sportphotography

Una semana después del salto a la valla fronteriza de Melilla, miles de personas se echaron ayer a las calles en toda España para condenar las muertes, cerca de 40, según diversas ONG, frente a los datos oficiales de Marruecos, que las siguen situando en 23. Hubo protestas y concentraciones en muchas provincias españolas, todas con el mismo lema: “Contra las muertes en las fronteras, las vidas negras importan”. Nuestra ciudad no se quedó atrás y también fue escenario de una concentración, con al menos 250 asistentes, muchos de ellos los protagonistas del salto a la valla, que junto a otros miembros de entidades sociales de Melilla pidieron justicia y que las muertes de sus amigos y «hermanos» en esta «catástrofe» no queden impunes.

La protesta tuvo lugar en la céntrica Plaza de España, ante el Palacio de la Asamblea, con la asistencia, según la Policía Nacional, de unas 200 personas, cifra que otras fuentes consideran que se queda corta.


Los inmigrantes, varios de ellos aún con heridas visibles, algunos de los cuales iban en silla de ruedas, mostraron multitud de pancartas en las que denunciaron públicamente que «las fronteras matan» y que los Derechos Humanos no han sido respetados.


Varios de los que saltaron el perímetro fronterizo una semana atrás, en un “viernes negro”, tomaron la palabra durante el acto, en el que dejaron claro que no son ninguna mafia y, de hecho, uno de ellos pidió expresamente al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que deje de llamarlos de esa manera.


“No somos mafias. Mafias son quienes reciben el dinero del Gobierno español”, sostuvo este joven subsahariano, muy contundente en su discurso, en el que aseguró que tanto él como sus compañeros son “independientes” y actúan por su propia voluntad, sin pertenecer a ninguna fuerza política o gobierno.


En este punto, reveló que, por las noticias que les han llegado desde el otro lado de la frontera, “las fuerzas de seguridad marroquíes y sus servicios de inteligencia obligan a los heridos confesar que son empujados por el gobierno argelino”.


“Argelia no es la que nos empuja, sino la situación en nuestro país por la violencia y la violación de los Derechos Humanos”, apostilló otro de los subsaharianos, mientras que uno de sus compañeros pidió a las autoridades que abran una investigación, que identifiquen a los fallecidos y que “paren las deportaciones forzosas al desierto”.


“Como solicitantes de asilo, nos preocupa la felicitación de Pedro Sánchez al gobierno marroquí por su actuación. Nos extraña mucho que el presidente del Gobierno aplauda y disfrute viendo cadáveres”, agregó en alusión a sus declaraciones respecto a que el salto a la valla había sido “bien resuelto”.

Sufrimiento
Otro de los jóvenes subsaharianos que accedieron a Melilla el día 24 explicó que ha llegado hasta aquí pasando por Libia y Argelia, pero centró su mensaje en el sufrimiento a lo largo de todo el camino, que ahora continúa por “la gran pérdida” que tuvieron hace una semana.


Dijo representar a la juventud africana diciendo que África es un gran continente, “pero también hay mucho sufrimiento”, y subrayó las penurias que vivieron en los bosques de Marruecos, a la intemperie, sin ayuda, ni siquiera de ACNUR, a quienes transmitieron su voluntad de pedir asilo, pero “eso no nos protege”.
“Pedimos a la comunidad internacional, a la Unión Europea, a EEUU, que cambien el destino de África. Me pregunto si somos seres humanos o aliens”, afirmó este joven, que aclaró que no querían dejar sus casas, pero se han visto empujados a ello para ayudar a sus familias, que “mueren de hambre y sufren conflicto”.
No solo eso, sino que las nuevas generaciones de África necesitan “educación”, pues aseguran tener “inteligencia y ansias de libertad”.

“Racismo institucional”
Durante la concentración, varias personas leyeron un manifiesto, en el que los organizadores denuncian que durante el intento de entrada del día 24 se llevaron a cabo “devoluciones en caliente” y los cuerpos de las víctimas, “al menos 37”, “están siendo enterrados en Nador sin hacer autopsias, esenciales para una investigación”, todo ello sin identificar ni informar a sus familiares.


En el manifiesto se refirieron al “trato cruel e inhumano y la omisión del deber de socorro” que recibieron los inmigrantes que intentaron entrar en Melilla, de los cuales “más de 300” necesitaron asistencia sanitaria en el hospital nadorense, además del traslado “forzoso” de quienes no pudieron entrar a Melilla.


En definitiva, los organizadores denunciaron públicamente en su manifiesto la vulneración de los Derechos Humanos y “la legitimación del racismo institucional, que agrede los cuerpos negros en la frontera”, de ahí que exijan que se investigue lo sucedido, se esclarezcan las muertes y se lleve a cabo una “reparación” de las víctimas con su repatriación e información a las familias.


Para terminar, todos los asistentes guardaron un minuto de silencio y depositaron flores y velas junto a la fuente de la Plaza de España, mientras que los miembros de las entidades participantes corearon proclamas como “la Ley de Extranjería mata gente cada día” y se escucharon gritos pidiendo la dimisión de Pedro Sánchez.

“Sánchez, Marlaska, los irregulares sois vosotros”

Muchas fueron las pancartas que ayer pudieron verse en la concentración de Melilla. En algunas de ellas, se ponía el foco en las “políticas racistas” que se llevan a cabo y que derivan en tragedias como la sucedida el 24 de junio en la valla.


Una, con las fotos del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, era muy directa: “Los irregulares sois vosotros”.


“Marruecos nos trata mal”, “Las fronteras matan”, “Regularización ya”, “No más muertes en la frontera sur”, “Ningún ser humano es ilegal”, “Entonces, ¿solo importan nuestros recursos?” y “Que se haga justicia por nuestros hermanos” fueron algunos de los carteles que llevaban no solo los inmigrantes que acudieron a la protesta, sino también otros de los asistentes de la sociedad civil.
En otros se podía leer “Justicia. No impunidad”, “Los palos no me dejan gritar asilo”, “Los hemos dejado morir en la puerta de nuestra casa”, “Cuido del humano, ucraniano o africano”, “Todas las vidas importan”, “Quien se mantiene neutral en situaciones de injusticia escoge el lado opresor”, “Boza” y “Luchamos contra el racismo”.

( La edición digital de PDF de MELILLA HOY
https://online.melillahoy.es/membresias/ )

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

2 comentarios

  1. Muy pacífica claro, pero seguro que no se manifiestan en marruecos y ya ni hablemos de las «armas» que ellos emplean para saltar la valla y agredir a la Guardia Civil.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

La fragmentación política

Stanley G. Payne, uno de los más grandes hispanistas, en La Razón, el miércoles. A la pregunta de qué le preocupa más de lo que