Ciudad y UGR firman el convenio para crear la Cátedra Sefarad

La vicepresidenta primera de la Ciudad y consejera de Presidencia, Administración Pública y Turismo, Gloria Rojas y la Rectora de la Universidad de Granada (UGR), Pilar Aranda, ha firmado este miércoles el convenio para crear en el Campus Universitario de Melilla la “Cátedra Sefarad”.

Según ha explicado Gloria Rojas, esta iniciativa “va a suponer un impulso investigador y de turismo para la ciudad muy importante” porque no solo servirá para profundizar en la cultura judía en nuestra ciudad, sino que también servirá para atraer a investigadores y estudiantes interesados en este tema.
La Rectora de la UGR, Pilar Aranda, también ha abundado en estos argumentos, tanto t educativos como turísticos, y ha subrayado igualmente la idoneidad de crear esta cátedra en una ciudad como Melilla, donde conviven distintas culturas.
Tras la firma del convenio, el siguiente paso será la creación de una comisión mixta Ciudad-UGR para poner en marcha esta iniciativa educativa e investigadora, algo que podría ocurrir en las próximas semanas.
El acuerdo se ha firmado por dos años, con un coste para la Ciudad de Autónoma de 15.000 euros por año, con la posibilidad de prorrogarse si se alcanzan los objetivos marcados para la creación de la misma.

La persona elegida para dirigir la “Cátedra Sefarad” del Campus Universitario de Melilla es la profesora María José Cano Pérez, nacida en Almería el 10 de febrero de 1953 y Catedrática del Área de Estudios Hebreos y Arameos de la Universidad de Granada así como subdirectora del Instituto Universitario de Investigación de la Paz y los Conflictos de la misma universidad.

María José Cano espera que la Cátedra Sefard en Melilla sea frutífera para la Ciudad y la UGR, “tanto en el aspecto científico e investigador, académico e incluso turístico y social para la ciudad”.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

Melilla llora a José Manuel Calzado

La noticia de su fallecimiento primero, seguida de las innumerables muestras de condolencias que llegaron después, corrieron ayer como la pólvora en Melilla. Se nos