Escribe para buscar

La Semana

Botellones, okupas y los problemas de “la masa”

Compartir

El comisario principal de la Policía Municipal de Madrid, José Luis Morcillo, avisó la semana pasada a los padres de los menores de edad que se encuentra la policía a altas horas de la madrugada haciendo botellón en la vía pública, que se podrían enfrentar a responsabilidades económicas de multas o incluso jurídicas, como la pérdida de la tutela o la patria potestad de sus hijos.
“Si encontramos a un menor en coma etílico, al padre vamos a llamarle para pedirle explicaciones. Lo pondremos en conocimiento de Fiscalía o del juez, que podría condenarle por un delito de abandono. Puede acarrear una multa o el escenario peor, en el que podrían perder la patria potestad o la tutela del niño porque la seguridad del menor puede quedar vulnerada”,  explicó.
Morcillo avisó también a los mayores de edad que son detenidos por la Policía por incidentes, atentado a la autoridad o destrozos del mobiliario urbano, de que ello conllevará un juicio y si son condenados tendrán antecedentes, “y eso les puede complicar mucho la vida en un tema de viaje o trabajo”. “Estas cosas siempre manchan y perjudican y esto no lo saben los jóvenes”, indicó.
El problema de los botellones viene de lejos y se ha agravado con la pandemia. Aunque, como viene siendo habitual, las administraciones se quieran lavar las manos y pasar toda la responsabilidad a los padres, no son (no somos) nada más que una parte del problema. Es cierto que hay muchos padres que no controlan a sus hijos (o no los pueden controlar, pese a intentarlo), pero el problema es de educación  (aquí se engloba la de los colegios, la influencia de las redes y medios de comunicación y la de los padres o entorno) y de los nuevos hábitos de diversión.
Se me ocurren varias cosas para intentar solucionar el problema: 1) Que se vuelvan a abrir en todas partes los locales de ocio nocturno (con ello una gran mayoría de los que están en los botellones estarían en locales más controlados y menos masificados); 2) Que se cumpla con la ley y se disuelvan los grandes botellones (los pequeños es más difícil por razones de número de efectivos policiales) y se multe o detenga a quién se deba (por desgracia, si no nos toca el bolsillo o la libertad, no reaccionamos); 3) Que les demos a nuestros jóvenes otras alternativas atractivas (fomentemos aún más el deporte o las reuniones de amigos en las casas); 4) Que, mediante todos los medios educativos a nuestro alcance, les enseñemos a nuestros hijos valores como el respeto al diferente, a los mayores, a los niños, a la propiedad de otros, a uno mismo; o que sepan que la “masa” solo vale para esconder a cobardes o inadaptados, o para perder algo tan importante como la libertad de elección (siempre le digo a mi hijo adolescente que es muy importante saber decir “no” y no dejarse arrastrar por la mayoría descerebrada).
Nuestro gobierno, quiere que seamos una “masa” de corderitos, que cada vez tengamos más reglas, más normas, más impuestos, más obligaciones, más dependencia y más tutela de él. Ahora la solución del problema de los botellones también recaerá en nosotros (con la amenaza de quitarnos la tutela de nuestros hijos) y ya se inventarán una nueva “ayuda” como podría ser el “bono para padres que han perdido a sus hijos”… Se quiere meter (nuestro gobierno social-comunista) en todos los ámbitos de nuestras vidas y tratarnos como si fuéramos deficientes mentales.

Los okupas
Otro gran problema de la actualidad. Un problema alentado por la rama “podemita” de nuestro actual gobierno. Si no se respeta la propiedad privada, si cualquiera se puede meter en tu casa y es casi imposible echarle, tenemos un cáncer peligroso; pero si es nuestro gobierno el que alienta y protege a los okupas, tenemos un cáncer terminal, un problema económico y de futuro de gran magnitud que puede hacer que la gran mayoría de los inversores miren hacia otros países.
El gobierno de “Pinocho Sánchez” debería legislar (cosa que, por desgracia, no hará) para que sea cuestión de semanas el desalojo y/o detención de los okupas (si hay menores, debería hacerse cargo de alojarlos en casas públicas) y también debería dotar de medios a la policía y los jueces para ello…. Pero no lo hará porque se ha quedado sin dinero con sus “bonos electorales”.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *