ASOME: ‘La lengua de signos es un derecho humano y como tal, debe protegerse y promocionarse’

Durante toda la mañana, la Plaza Menéndez Pelayo ha acogido una mesa informativa, organizada por la Asociación de Personas Sordas de Melilla (ASOME), con motivo de la celebración de la Semana Internacional de este colectivo.


Diferentes autoridades del Gobierno local han estado presentes en la lectura del manifiesto, ofrecido por Vanesa Díaz, logopeda de la Asociación.


En el manifiesto se ha expresado el propósito de “impulsar la creación de una sociedad fuerte, respetuosa y comprometida con la dignidad de las personas sordas. Una sociedad común capaz de derribar los prejuicios y barreras que impiden el pleno ejercicio de nuestros derechos y libertades. Una sociedad inclusiva para todas y para todos”.


Por lo que reivindican el desarrollo de un reglamento específico sobre las lenguas de signos españolas, desde la perspectiva de los derechos lingüísticos, que asegure su presencia en todos los ámbitos, como el de la sanidad, la justicia, la educación, los servicios públicos, la cultura o los medios de comunicación. “La lengua de signos es un derecho humano y como tal, debe protegerse y promocionarse”, ha indicado Vanesa Díaz, reclamando la incorporación del lenguaje de signos, como una lengua más en la Constitución, en la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias, y de manera transversal en cualquier legislación; así como que se declare Patrimonio Cultural Inmaterial.


La Asociación solicita, además, el acceso a una educación “inclusiva y de calidad” para el alumnado sordo; las garantías de acceso a la información institucional y a la comunicación con las administraciones públicas; la accesibilidad y estandarización de los servicios de emergencia (112), incluyendo atención directa en lengua de signos, una atención específica para mujeres sordas víctimas de violencia de género y una teleasistencia accesible para las personas mayores sordas y en situación de dependencia; así como favorecer la inserción, promoción e inclusión laboral de las personas sordas en empresas ordinarias, y el acceso al empleo público; la eliminación de estereotipos injustificados y restricciones innecesarias en el acceso a determinados empleos y que se reconozca y regule el perfil profesional de las personas sordas especialistas en lengua de signos y se mejoren sus condiciones laborales y el incremento de ayudas a entidades de la red asociativa, para que puedan seguir atendiendo a las personas sordas.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas