Escribe para buscar

Economía

Alcoba: “El cierre de la aduana comercial provocó un descenso de un 20% en las ventas hacia Marruecos”

Compartir
Aduana comercial Melilla-Marruecos

Por: Miguel Rivas

Tres años después de que el reino alauita tomara la decisión unilateral de cortar el tráfico de mercancías de forma reglada por la aduana, el presidente de CEME insiste en su reapertura al mismo tiempo que se buscan otras alternativas económicas 

“De toda la mercancía que entraba a Melilla, el 70% iba para Marruecos, y el 30% era para consumo interno. De ese 70% de esa mercancía que iba para Rabat, un 80% pasaba por los pasos fronterizos con los porteadores, y un 20% aproximadamente se pasaba legalmente por la aduana, y esa es la que nunca se debió quitar”, explica Alcoba, quien insta a España a que intente convencer a Rabat a que reabra la frontera y la aduana comercial. Una petición que se realizó sin éxito, ya que no ha habido respuesta por ahora del Gobierno central. De este modo, Alcoba apuesta por desarrollar una línea de comercio con Argelia si la aduana sigue cerrada. “Nadie nos ha dicho que no. Solamente nos falta el apoyo del Gobierno”, asegura.

Unilateralmente y sin previo aviso, el 1 de agosto de 2018 Marruecos cerró de forma oficial la aduana comercial con Melilla. No obstante, en los últimos días de julio se empezaron a retener camiones de transportistas en una maniobra que suscitó una gran preocupación en la Ciudad, la cual vio en esta medida una estrategia de asfixia económica por parte de Rabat.

“Una semana antes teníamos noticia los empresarios de que Marruecos había dado la orden de cerrar la frontera el 1 de agosto de 2018. Se lo hicimos llegar a la delegada del Gobierno, la cual no sabía nada en ese momento y, efectivamente, aunque España no sabía nada, unilateralmente Marruecos cerró una aduana de tránsito comercial entre dos países”, recuerda Enrique Alcoba, presidente de la Confederación de Empresarios de Melilla (CEME), quien señala que “lo más grave” de todo aquello fue la ausencia de una respuesta “más contundente” y de “mayor presión” por parte del Gobierno central para que se reabra dicha aduana. Una petición de la que no han desistido tres años después.

“Marruecos no puede permitirse la licencia de cerrar esa aduana, y desde el primer momento lo llevamos diciendo”, explica Alcoba, quien asegura que han intentado sin éxito pedir al Ejecutivo a que presione para que se reabra la frontera en la que se pasaba a Rabat un 70% de toda la mercancía que entraba a Melilla.

“De ese 70%, un 80% pasaba por los pasos fronterizos con los porteadores, y un 20% pasaba legalmente y es la que nunca se debió cerrar”, explica Alcoba, quien cifra en aproximadamente un 20% el descenso en las ventas tras el cierre de la aduana. Lo que, sumado al cierre fronterizo en marzo de 2020 por la pandemia, se redujo a cero.

Un daño enorme para el comercio de la Ciudad que impulsó la búsqueda de alternativas económicas, como la apertura de una línea comercial con Argelia, una iniciativa que cuenta con un amplio apoyo a la que solo le falta, según Alcoba, del respaldo del Gobierno. “No vamos a tirar la toalla”, avisa el presidente de los empresarios melillense.

Etiquetas:

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *