AEGC: “Venían con hachas y con una radial para cortar una puerta de acceso al Barrio Chino”

Diferentes asociaciones de la Guardia Civil y sindicatos de la Policía denuncian una violencia creciente en la valla y piden más recursos humanos y materiales para hacer frente a la situación

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) denunció ayer públicamente que el intento de entrada que se vivió ayer en la valla de Melilla fue “extremadamente violento”, en el que “los que trataban de pasar a Europa venían equipados con una radial para cortar una de las puertas de acceso al Barrio Chino y con hachas”.

Además, los agentes “han recibido pedradas, rompiéndoles los cascos, y alguno con mordiscos”, según esta asociación, que recordó que la frontera de Melilla, además de ser española con Marruecos, también es europea.


AEGC cree que ahora tiene “más razón” para pedir más personal para la frontera después de que hayan sido retiradas las concertinas “sin tener un plan B”, y criticó que “cuando uno está parapetado detrás de un despacho oficial no siente peligro, pero el peligro existe y son los guardias civiles los que en cada asalto ponen en riesgo su vida”.


“Cuando el riesgo se transforme en luto tendrán que responder por su responsabilidad en esta inacción”, advirtió.

Pide más medios
AEGC, al igual que hicieron ayer otras asociaciones de la Guardia Civil y sindicatos de la Policía, denunciaba, de esta manera, una violencia creciente en la valla. Todas estas entidades pidieron más recursos humanos y materiales para hacer frente a la situación.


En concreto, AEGC pidió un incremento de la plantilla de 200 efectivos en Melilla para crear una Unidad de Seguridad Ciudadana de Comandancia propia (USECIC) y así no tener que depender de los refuerzos que llegan de la península.


Esta asociación insistió en que Melilla tiene un problema de seguridad que “no puede seguir solucionándose con parches”, esto es, con personal itinerante que llega de la península en momentos puntuales, ya que “la inseguridad de la frontera melillense es un problema enquistado”.


Asimismo, la AEGC lamentó la falta de acciones por parte de todos los gobiernos, de ahí que reivindicara la llegada de más personal porque en el salto a la valla de ayer “los pocos guardias civiles que protegían el perímetro poco han podido hacer, salvo poner en riesgo su propia integridad”, lo que evidencia, a su parecer, el elevado número de agentes heridos.

Otras reivindicaciones

Por su parte, JUCIL reclamó de nuevo la participación del Ejército en el control de la frontera sur de Europa “tras una nueva invasión de inmigrantes subsaharianos en Melilla”. Critió que, pese a las razones aportadas desde el salto a la valla de marzo, apenas se han adoptado medidas para contener posibles saltos y resaltó que la plantilla de guardias civiles resulta escasa y carecen de material antidisturbios.
JUPOL solicitó la instalación de un “peine” sólido en la valla de Melilla que impida el salto y reclamó, además, más medios materiales y humanos en la frontera.


AUGC pidió soluciones al Ministerio del Interior. “Los inmigrantes han empleado contra los agentes radiales, barras de acero y herramientas de corte”, dijo. Y Aprogc negó que los peines invertidos puedan frenar los saltos y exigió que se aplique el Acuerdo de Readmisión para “atajar el problema”.

( La edición digital de PDF de MELILLA HOY
https://online.melillahoy.es/membresias/ )

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas