Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Logo de Melilla hoy

FÚTBOL-FASE PERMANENCIA TERCERA DIVISIÓN

5-2. Derrota cruel e injusta del Melilla C.D. en Maracena

Ricardo, jugador del Melilla C.D., intenta arrebatarle el balón a un jugador del Maracena
Ramón L. Pérez/Ideal de Granada

El Melilla C.D. cayó derrotado de forma injusta ante la U.D. Maracena en un encuentro en el que pudo incluso igualarlo, aunque finalmente cayó derrotado por 5-2, pero su mal primer tiempo le pasó factura, ya que al descanso se fue con desventaja de 2-0. No obstante, el conjunto de Nacho Aznar mejoró notablemente en la segunda parte y acortó distancias con un ajustado 3-2. Lucas tuvo en sus botas el empate, pero el palo izquierdo se alió con los granadinos y en las dos siguientes acciones, el cuadro andaluz sentenció el choque con dos tantos más. Además, los visitantes entraron en el juego de un Maracena que fue súper efectivo ante la meta melillense y que buscó un partido con muchas interrupciones. Derrota del Melilla C.D. en su visita a un Maracena que está, a pesar de la victoria, descendido, mientras que el conjunto de Nacho Aznar tendrá que esperar a la jornada de este domingo para saber si depende de sí mismo en la última jornada o ganar y esperar el pinchazo de alguno de sus rivales directos para poder mantener la categoría.

Mal primer tiempo
Los melillenses no supieron hacer su partido, basado en la circulación rápida de balón y aprovechar las situaciones de pelota parada. Todo lo contrario, entraron en cada una de las disputas y trampas que les tendieron los locales, mucho más inteligentes durante todo el partido, interrumpiendo el juego cuando más se decantaba la balanza para ellos. Además, los maraceneros tuvieron su día ante la portería, con un índice de efectividad tremendo y Bolívar haciendo otro de esos partidazos con un hat-trick.
Javi García, el técnico local, sorprendió a todos con una zaga de cinco y la reconversión de Gallo a lateral zurdo. Esto entorpeció el ataque del Melilla C.D., muy apagado por la poca movilidad de Dosse y las pocas líneas de pase que encontró Lucas.
Nada más empezar el partido, en el minuto 3, la defensa estuvo demasiado contemplativa ante Dani, que la mandó a la escuadra. Imparable para Gonzalo. Sufría el Melilla en la banda derecha, con un joven Roberto que no estuvo cómodo en ningún momento y una muy mala atención a los balones pasados al segundo palo. Igna, por dos ocasiones, pudo rematar dos centros de Bolívar, pero no ajustó la mirilla.
Por su parte, aunque el cuero fuese suyo, el cuadro de Nacho Aznar apenas inquietó a Rubén Haro, que atrapó un intento lejano de Braim. Desde que se puso por delante el cuadro marecenero, es justo decir que hubo demasiada permisividad con la gestión del tiempo y los balones, perdiéndose mucho tiempo en reanudarse el partido. Fue ahí donde empezaron a impacientarse los visitantes, sabedores de que tenían mucho más que perder que el Maracena.
Además, las amonestaciones empezaron a multiplicarse por entradas desmedidas y tanto Dosse como Lucas pudieron ser expulsados por disputas que no iban a ningún sitio. El técnico se lo recordaba en la pausa de hidratación. «Nos van a echar a un tío y es lo que quieren, os están buscando», comentaba. Para colmo de males, en el último minuto del primer tiempo llegó el 2-0, después de un centro muy elevado que Bolívar se acomodó con un control orientado exquisito. Dejó fuera de escena a su marcador y la reventó contra el marco de Gonzalo, que tapó tanto como pudo pero sin suerte.

Gran mejoría en el segundo tiempo
El segundo tiempo comenzó con un cambio táctico necesario, metiendo el Melilla C.D. un segundo punta con la entrada de Chibi. Sin embargo, el partido cambió poco. De nuevo, nada más empezar el juego, el Maracena llegó al premio. Un contragolpe de Jorge acabó en las botas de Igna, que la puso tensa al área chica. Bolívar la empujó para el 3-0.
Demasiado castigo para un Melilla C.D. que incluso tuvo que empezar a vivir alguna que otra disputa entre sus jugadores. Todo cambió cuando recortó distancias sólo unos minutos después. Un saque de esquina muy mal defendido por los locales cayó al punto de penalti, donde Lucas la empaló de primeras.
Apareció también el meta Gonzalo, que sacó una buena mano a Gallo y salvó el cuarto en una parada buenísima, aguantando con la rodilla en el suelo el mano a mano con Dani.
Empezó a inquietar el Maracena a la contra porque el Melilla estaba volcado, pero fue el segundo gol visitante el que se sumó al marcador tras un buen golpeo de falta directa de Ale Segura. El ‘7’ fue uno de los mejores por su carácter y su lucha, intentándolo siempre y animando a los suyos.

Expulsión de Chibi
Por desgracia, Chibi, que estaba mejorando al equipo, tuvo una falta de responsabilidad tremenda al insultar alto y claro al delegado del Maracena, que perdía tiempo con los balones. Desquiciado, el delantero dijo una frase difícil de reproducir y referente a los fallecidos del delegado y fue expulsado con justicia. También el delegado, que se encaró con Chibi dentro del campo.

Lucas tuvo el empate
La expulsión vino seguida de un poste de Lucas tras un jugadón personal y que habría sido el empate a tres. Pero el palo no fue solo literal, sino también anímico y el cuadro visitante se vino abajo con el gol de Bolívar en el 89’. El atacante hizo su ‘hat-trick’ con un jugadón en la frontal, recortando a tres defensores y poniéndola en el palo contrario.
El partido se puso mucho más feo de como venía, con constantes amagos de tangana, comentarios muy feos desde la grada y alguna que otra falta desmedida por parte de ambos conjuntos. Ninguno se salvó. Ya con el Melilla en la lona y el técnico recordando a sus chicos a voces que queda otro partido -tal era su miedo de que expulsaran a alguno más por lo tenso que estaba el partido-, el Maracena logró el quinto tanto por medio de Jay, tras otro jugadón de Bolívar.

Loading

Fran Rodriguez

Más información

Scroll al inicio

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€