15 alumnos finalizan con éxito el curso de celador sanitario de PROMESA en la Academia Vetonia

Curso cofinanciado por la Ciudad Autónoma de Melilla y la Unión Europea, a través del Fondo Social Europeo, dentro del Programa Operativo de Melilla 2014-2020 “Invertimos en tu futuro”

Un total de 15 alumnos melillenses han finalizado el curso de formación de celador sanitario que se ha desarrollado en la Academia Vetonia y que gestiona la sociedad pública ‘Proyecto Melilla S.A. (PROMESA). Este curso, que empezó en noviembre de 2021 y que ya va por su cuarta fase, se ha impartido de forma online y presencial, lo cual ha ayudado mucho en el tema de la conciliación familiar.

“Para desafiar los problemas y las circunstancias que teníamos con el covid-19 se ha hecho de esta manera, y ha sido un éxito total”, asegura Mustafa Mohamed, el profesor encargado de impartir el curso, quien sostiene que hay una “gran demanda” de personas que quieren realizar dicho curso, el cual está financiado en un 80% por el Fondo Social Europeo dentro del Programa Operativo de Melilla 2014-2020 y en un 20% por la Ciudad Autónoma.

“Lo que hacemos es afianzar los conocimientos. Que queden las cosas claras”, afirma Mohamed, quien dice que los contenidos del curso se lo han proporcionado el Instituto Alcalá, que es la que ha dado este curso con un certificado de 500 horas y unos 20 créditos ECTS de 30 horas de teoría cada uno.

En esa parte teórica, los alumnos aprenden a cómo tiene que actuar el celador ante cualquier circunstancia o trabajando en un sitio, ya sea en planta, cirugía, en un quirófano; a quién tiene que ayudar y cómo, así como conocer sus limitaciones como profesional. “Él no puede meterse en el campo de otros profesionales. Aquí lo tenemos muy claros y definimos nuestras limitaciones siempre”, asevera.

“Siempre estamos ahí”

Ahora empieza un periodo de prácticas en el Centro Asistencial ‘La Gota de Leche’ en el que estos 15 alumnos pondrán a prueba todos sus conocimientos adquiridos.

“Nosotros tenemos que estar ahí haciendo muchas funciones porque, si no son funciones propias, son funciones de colaboración. Siempre estamos ahí, en la brecha”, explica Mohamed, quien lamenta que la función que realiza el celador “no está bien reconocida” a pesar de que defiende que este es una “pieza fundamental” en el Sistema Nacional de Salud.

“Los celadores dejan de trabajar y el Sistema Nacional de Salud no funciona, porque estamos colaborando siempre con cualquier facultativo, con cualquier personal de apoyo… Siempre estamos ahí”, subraya. Y es que una de las problemáticas que asegura que tiene la profesión de celador es que “no tiene titulación”, por lo que pide que haya una “formación reglada” de este sector. “No existe una titulación ni de nivel medio, ni alto, ni universitario”, apunta, añadiendo que se sitúa en los niveles “más bajos” de las escalas profesionales.

En ese sentido, este profesor insta a los propios celadores a que se unan para solicitar el reconocimiento de las competencias que tienen.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas