CARGANDO

Escribe para buscar

Carta del Editor

Una carta, con Zapatero al fondo, que produce vergüenza

Compartir
Fidel Castro entrevistado por medios

José Luis Rodríguez Zapatero, fue presidente del Gobierno de España desde el año 2004 hasta 2011. Sustituyó a José María Aznar -que, como prometió, no quiso presentarse a una tercera elección- y fue sustituido por Mariano Rajoy, que obtuvo una mayoría absoluta.

Cuando Zapatero fue presidente del Gobierno español, con la Ley de la Memoria Histórica, rompió la concordia que existía entonces en España, tras la dictadura, primero, y la dictablanda, después, de Franco.

El brutal empobrecimiento del país fue el fruto de esa pérdida de la concordia, causada por esos planteamientos políticos, hoy de nuevo puestos en práctica por Pedro Sánchez. Así aparecieron entonces, y continúan hoy, lo que Paul Samuelson llamó las desconexiones externas, “que son precisamente las que en España surgen cuando la concordia se esfuma” (el profesor Juan Velarde Fuentes, en La Razón, el 18/7).

Zapatero fue una desdicha para España. Una desdicha monumental, cuyas consecuencias las seguimos pagando hoy los ciudadanos en todos los ámbitos de la vida española, incluyendo nuestras relaciones con el exterior, especialmente con la primera potencia económica, tecnológica y militar del mundo, los Estados Unidos de América y, como segunda consecuencia, las casi nulas relaciones diplomáticas que ahora tenemos con Marruecos y el trato que ese país dispensa a Ceuta y Melilla, por ejemplo, ante la desolación de los quinta columnistas marroquíes infiltrados en España, consecuencia de las numerosas oleadas de asaltos a las vallas y de una política suicida española de concesiones de nacionalidades más basadas en criterios político partidistas que en criterios legales. Convertir al que se porta como enemigo en amigo oficial no es la solución. Creer que los deseos -como “la buena vecindad·- son la realidad, demuestra buenos sentimientos, pero política y económicamente es un suicidio.

Carta

El veterano y conocido periodista Luis María Ansón (antes Ansón) publicó en el diario El Mundo el 10 de abril de 2007 una Carta de Zapatero a Fidel Castro que, asegura Ansón, le filtró un amigo y que, dice, “reproduzco a continuación sin quitar ni añadir una coma”, algo esperable de un miembro de la Real Academia Española, como es Ansón.

La carta adquiere notoriedad ahora, tras las recientes protestas internas del pueblo cubano por la desastrosa situación en la que se encuentran ellos y su país, situación que yo he tenido oportunidad de comprobar in situ durante varios años y varios largos viajes, con mi admiración por el pueblo cubano y mi lamento por su situación, derivada de una dictadura de 60 años de antigüedad, que el actual Gobierno socialcomunista español no se atreve a calificar como tal dictadura.

Los “progres” sectarios se han precipitado en las redes sociales intentando crear la impresión de que a Luis María Ansón le engañaron y que esa carta de Zapatero no existió. La carta es de una subordinación tal de un presidente español -aunque fuera Zapatero- a un dirigente de otro país, como el tirano Fidel Castro -descendiente de españoles- que produce vergüenza ajena. “Querido y admirado Presidente, mi Comandante”, así empieza. Y continúa: “Mi generación se ha educado con la vista puesta en la Cuba comunista y en la figura irrepetible de Fidel Castro, centinela de la libertad, caudillo (atención al adjetivo) del Caribe…Cuba es hoy un paraíso de libertad…con un pueblo que disfruta de un alto nivel de vida… Vuestra Excelencia lleva 50 años ganando todas las elecciones ejemplarmente democráticas…Aprovecho esta carta, mi Comandante, para implorarle que me conceda el alto honor de permitir que España se incorpore al eje Castro-Chávez- Evo… Quedo como siempre a la entera disposición de Vuestra Excelencia con mi renovada admiración y mi deseo permanente de seguir recibiendo vuestras enseñanzas”.

No sé si a Ansón le engañaron o no, si la carta se la envió -tal cual- Zapatero a su “Comandante” o no, pero sí sé que, viendo, por ejemplo, lo que el socialista Zapatero está haciendo ahora con el régimen, con la dictadura venezolana, es creíble que la citada carta la escribiera y la enviara Zapatero, ¡presidente del Gobierno español en aquel entonces!, y que dijera y pensara tal tipo de cosas.

Ante esta situación y teniendo en cuenta que Pedro Sánchez -¡actual presidente del Gobierno de España!- sigue los pasos de Zapatero y aún se escora más hacia el comunismo (no tiene otro remedio, aún suponiendo que tuviera la intención, que gobernar con los comunistas para mantenerse él en el Gobierno): ¿puede extrañar que el presidente -demócrata, no republicano- de Estados Unidos desprecie al actual presidente de nuestro país?, o ¿puede sorprender que el gobierno, el rey de Marruecos, apoyado por los EEUU, desprecie al gobierno español y haga lo que está haciendo con Ceuta y Melilla, con el apoyo adicional de sus reinos de taifas incrustados en nuestro país (nuestra ciudad incluida) tras sucesivas olas de inmigrantes y de nacionalizaciones españolas “políticas, partidistas” de marroquíes?

Etiquetas:

1 Comentario

  1. F. José 21/07/2021

    ¡Vaya gazpacho que sirve!. Mezcla distintos personajes, distintas naciones en una misma mesa. Y lo peor es que confiesa: “No sé si a Ansón le engañaron o no… “. Las fuentes. Hay que comprobar las fuentes, norma elemental. ¡De pena!

    Responder

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *