Escribe para buscar

Economía Opinión

Réplica a “Doble encrucijada: Unión Aduanera y Schengen”

Compartir

Leo el artículo titulado “Doble encrucijada: Unión Aduanera y Schengen, escrito por José Luis Martínez Lázaro. Recomiendo su lectura, pero no me pude resistir a rebatir un punto. No voy a entrar a debatir sobre la entrada en la Unión Aduanera, dado que pienso que tanto aquellos favorables como aquellos que no lo son, en realidad, están pidiendo lo mismo: lo que sea con tal de facilitar el comercio tanto con Marruecos como con la península, respetando siempre las peculiaridades de Melilla.

Lo que sí me ha llamado la atención ha sido la siguiente frase escrita por José Luis: “Los trabajadores por cuenta ajena o autónomos, los parados -el de los jóvenes es sangrante- y los empresarios somos los que estamos más necesitados de un Plan de recuperación o reconversión diseñado por el Gobierno central y esperemos que de la mano del Gobierno de la Ciudad.” Creo que es muy peligroso pedir un Plan de recuperación, ya sea diseñado por el Gobierno central o por quien sea. ¿Quién de los iluminados que forman el consejo de ministros o técnico se encargaría de diseñar semejante plan? ¿Qué pasa si al iluminado en cuestión se le ocurre la maravillosa idea de, por ejemplo, construir un aeropuerto internacional sobre el mar en una ciudad que no llega a los cien mil habitantes? ¿Qué sabrán los iluminados que desconozcan los propios melillenses u otros empresarios sobre las oportunidades de negocio en la ciudad? ¿Qué puede saber más el iluminado en cuestión que el propio José Luis sobre la ciudad y, más en concreto, sobre el sector en el que el propio José Luis opera? 

Recurrir a la planificación central es un error capital. Incluso en una ciudad como Melilla, en bancarrota, dependiente completamente del sector público (dependiente del Gobierno central). ¿Cómo le va a la ciudad dependiendo del sector público? ¿Qué avances o cambios se han podido apreciar en los últimos años? ¿Las cosas van a mejor, o van a peor?  

La situación en Melilla es dramática. La ventaja de situarse como puente entre Europa y África se ha convertido en un martirio por los constantes ataques del país vecino. La estructura productiva de la Ciudad, orientada en parte al comercio con Marruecos puede acabar necesitando un reajuste drástico que acabará afectando a muchos. Podría plantear soluciones desde el sillón de mi casa, con el dinero de los demás, y sin sufrir ningún tipo de pérdida en caso de que el proyecto planteado saliese mal, pero no lo voy a hacer. Lo que sí voy a hacer es pedir a la Administración que no ponga impedimentos, y en la medida de lo posible, ayude a aquellos que sí tienen ideas y proyectos en mente. 

Lo que es seguro es que la recuperación, y más importante aún, el reajuste hacia una estructura productiva alejada del lento, ineficiente e inútil sector público es imprescindible. Para ello hace falta menos sector ineficiente y más sector productivo. La inmensa mayoría saldrá beneficiada.

Etiquetas:

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *