Escribe para buscar

Anuncio 360x180 CARREFOUR
Carta del Editor

La Galicia mágica y el terrorismo inolvidable

Compartir
Faros

Viajando por Galicia

Anuncio 380x380 CARREFOUR

He asistido estos últimos días al XLV Congreso de Federaciones Autonómicas de Golf, celebrado en La Coruña (A Coruña, oficialmente) y así he podido conocer algo mejor Galicia -la tierra donde nací- a través de visitas guiadas y de conversaciones varias.

Se preguntaba el escritor inglés Rudyard Kipling: ¿qué puede saber de Inglaterra quien solo conoce Inglaterra? Pues pienso lo mismo y creo que saber lo que ocurre fuera de las fronteras del territorio donde se vive es una de las másñ eficaces maneras de entender lo que pasa dentro de ese territorio, Melilla en mi caso. Así que fui tomando apresuradas notas de lo que veía y me contaban de esta Galicia, una apasionante nación-cultura de Occidente.

Empezaron hablándome de Galicia en general. De sus escritores más conocidos, Fernąndez Flores, Emilia Pardo Bazán, Álvaro Cunqueiro, Rosalía de Castro, Valle-Inclán, Camilo José Cela,… De las 16 rías gallegas. De la economía coruñesa, partiendo de empresas y empresarios gallegos, empezando por Arteixo, Zara y gran Amancio Ortega, un gran coruñés, aunque es leonés de nacimiento. Sus tiendas de textil, la moda rápida (diseños). El Grupo Inditex, 2300 tiendas de Zara. Las castañas y el marrón glacé (está prohibido recoger castañas, como los mariscos, la gran riqueza gallega). Los bosques gallegos, la magia (siempre presente, como las meigas), la santa compaña y sus almas en pena vagando eternamente.

Empezó el mini viaje, no podía ser de otra forma, en Santiago de Compostela. Año Xacobeo. Fonseca, o la Universidad. La inmensa catedral. El botafumeiro movido por siete hombres. Peregrinos, muchos, y los distintos caminos que utilizan para llegar al Apóstol. Santiago es una ciudad mágica, que parece casi irreal.

Continuó el viaje con una apasionante visita a la Costa da Morte, partiendo de Coruña. Vi Betanzos y su gótico. Noia, y probé su famosa empanada de berberechos. Me hablaron de las lonjas, las subastas de mariscos, siempre por las tardes, vi en su labor a las esforzadas mariscadoras y el río Tambre. La Costa da Morte nace en Muros y su base económica es la industria conservera. Vi el famoso Molino de mareas y las innumerables bateas, que, por ejemplo, dan pie a una riqueza de 300000 toneladas de mejillón al año, obtenidas mediante las 300 cuerdas de las que consta cada batea. Toda la zona, como gran parte de Galicia, está impregnada de una especial y profundamente arraigada cultura del mar. Parada en Muros (otra vez lloviendo). Louro y los franciscanos. Hórreos y los diezmos, que también se guardaban allí. La playa de Carnuta, la más grande de Galicia. El espectáculo impresionante de los paisajes de rocas graníticas, con la montaña conocida como “el olimpo de los dioses”, llamativo y demostrativo de la mentalidad histórico-mágica gallega. La Cascada de Ezaro, que impresiona ver. CEE, un pueblo grande, de 20000 habitantes, con una librería. El recuerdo de las obras de Domingo de Andrade, gran arquitecto barroco. Corcubión, con las mejores almejas. Finisterre, el fin del mundo, según los romanos. Muxia, el Santuario de la Virgen de la Barca (una barca de piedra, una leyenda más).

La última etapa del viaje: Coruña. Su heroína, María Pita, defensora de Coruña contra el ataque del pirata inglés Drake, al que contribuyó a derrotar en 1589, vengando la muerte de su marido. La Torre de Hércules. Breogán, el rey irlandés que salió de Coruña para reinar en Irlanda. El Faro más antiguo de España (creo). El Monte de San Pedro. Vistas espectaculares en general en Coruña, por su especial configuración en forma de península. Las famosas y conocidísimas galerías de cristal. La basílica de Nuestra Señora del Rosario, patrona de Coruña. Una ceca, sitio donde se acuñaba moneda. El jardín de San Carlos (franceses contra ingleses, la tumba de Sir John Moore, 1809, mantenida por el Gobierno inglés). Las “casas do Remo”, altas y de la escasa anchura de un remo. La Iglesia de Santiago, el santo omnipresente en Galicia. Una librería histórica, Arenas, nacida en 1948 por iniciativa de Fernando Arenas, que se definió como “agente literario filantrópico”, editando libros y fascímiles de obras gallegas, así como grabados, postales, carteles y fotografías (que es precisamente la actividad que hemos empezado en Melilla, sobre temas locales y con autores melillenses o buenos conocedores de nuestra ciudad). Y de fondo, en Coruña como en toda Galicia, una gastronomía extraordinaria y un pueblo también mágico.

Terrorismo inacabable

Se acaba de cumplir el 20º aniversario del 11-S, el atentado terrorista contra las Torres Gemela neoyorquinas que cambió el mundo. Más que un atentado fue un acto de guerra, decía José María Aznar el viernes en ABC. El 11 de septiembre de 2001, él era presidente del Gobierno y España pesaba en el mundo. Ahora, como entonces, cree Aznar, acertadamente, que el islamismo radical es “incompatible con las sociedades abiertas”.

El terrorismo pasó, tras aquel 11-S, de ser un problema local, como ocurría en España, a ser un problema global, mundial. Ahora, tras la debacle de Afganistán, se puede asegurar que ni Bush, ni Obama, ni Trump, ni Biden, los últimos cuatro presidentes de EEUU -el único país con capacidad para acabar con el terrorismo global- han podido ganar la guerra contra el terrorismo. Ese es el peligroso panorama actual, veinte años después de la tragedia que cambió el mundo y lo ha hecho peor.

Etiquetas:

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *