Escribe para buscar

Seguridad

El SIM afirma que es una “dejación de funciones” que el contrato de seguridad de urgencia no esté ya en marcha

Compartir
Fachada del Palacio de la Asamblea de la Ciudad Autónoma
Fachada del Palacio de la Asamblea de la Ciudad Autónoma

El Sindicato independiente de Melilla (SIM) lamenta que la Ciudad Autónoma (CAM) no haya dado ya la orden de poner en marcha los servicios contratados en el último contrato que debió entrar en vigor el pasado 12 de septiembre, una vez finalizada la prórroga no renovable con la empresa de seguridad Sureste Seguridad, y que dio pie a un nuevo contrato de urgencia de seis meses que debía comenzar en la citada fecha.

A día de hoy, la empresa sigue sin poner en marcha los nuevos servicios contratados porque, según argumenta, “no se haya firmado contrato alguno ni orden de iniciar ningún tipo de servicio nuevo”, toda vez que hay que esperar los plazos de impugnación del nuevo contrato para firmarlo.

Pero la realidad, según el SIM, es que la adjudicación del servicio se encuentra en la plataforma de contratación con actas incluso de haber negociado y llegado a un acuerdo entre la Dirección General de Seguridad de la CAM y el propietario de Sureste Seguridad “en los términos del pliego de condiciones” y esos términos hablan del incremento de vigilancia en varios puntos de la Ciudad, como el Almacén General, el Túnel de Florentina, la Puerta de la Marina o el Parque Forestal, que a día de hoy no se están cubriendo.

Es más, según afirma el SIM, prueba de que deberían estar funcionando ya con el nuevo contrato es que en el apartado de “ABONO” queda claro que hay una previsión de gastos desde el 12 de septiembre hasta el 31 de diciembre de 2021 y del 1 de enero al 10 de marzo de 2022, cuya cuantía, sumada, da como resultado la suma de todos los servicios prestados durante seis meses en los que se incluyen los anteriormente citados.

Además de ello, considera “una grave dejación de funciones”, ya que este incumplimiento por la no exigencia de la Ciudad Autónoma a la aplicación del contrato “está resultando del todo negativo para el colectivo que realiza servicios en las dependencias municipales, por cuanto a que en las nuevas prescripciones técnicas del contrato viene reflejado el cumplimiento del acuerdo firmado por CEME con los sindicatos UGT y CCOO de Melilla en 2014 y que supone un incremento del 8 % del salario base si la empresa se acoge a la bonificación de la Seguridad Social, cosa que hace, por lo que los vigilantes están dejando de percibir 78 euros al mes mientras este contrato no entre en vigor”.

De igual modo, asegura que en el nuevo pliego, la empresa ofertó 50 horas anuales de formación a los trabajadores que tampoco se están impartiendo “por culpa de que no entra en vigor dicho contrato”.

Por otra parte, el SIM se pregunta qué contrato hay si no se está cumpliendo el nuevo de urgencias, pues considera que “no se podía prorrogar el anterior y por ello tuvieron que sacar uno de urgencias al que solo se presentó Sureste Seguridad y a la que le fue adjudicada”.

Por todo ello, el sindicato insta a la Ciudad Autónoma, y en particular a quien corresponda, a fiscalizar el contrato de seguridad privada de las dependencias municipales, que “ordenen inmediatamente la puesta en marcha de dicho contrato”.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *