CARGANDO

Escribe para buscar

Inversión

Day trading: Una opción laboral por la que cada vez más gente opta

Compartir

Hoy en día un título universitario no garantiza un puesto de trabajo. Las posibilidades de encontrar trabajo dependen en gran medida de la situación económica del país, contactos, nacionalidad, y demás factores externos. Es por ello por lo que cada vez más gente muestra interés por el ‘day trading’. El day trading permite que una persona trabaje para sí misma, pueda ganar dinero tanto en épocas de expansión económica como en épocas de recesión, desde donde uno quiera, y cuando uno quiera. Uno solo depende de si mismo. Pero ¿qué es el day trading?

El day trading consiste en la compra y venta de activos financieros en un mismo día. Los precios de los activos financieros cotizados en bolsa se mueven diariamente, y el trader aprovechará dichos movimientos para ganar dinero. Los activos financieros con los que el day trader opera son productos apalancados, lo que significa que el trader puede operar con mucho más dinero del que dispone -en algunos casos, un operador con 1000 euros podrá realizar una operación como si en realidad dispusiese de 100.000 euros-. ¿Por qué operar con apalancamiento? Pues muy sencillo, siguiendo el ejemplo de apalancamiento anterior, es decir, una persona que con 1000 euros se apalanca e invierte como si tuviese 100.000, podría ganar 1000 euros (el 100% de su capital invertido) si el precio del activo que ha comprado subiese de precio tan solo un 1%. Si bien el apalancamiento permite ganar mucho dinero, también nos puede hacer perder todo nuestro capital. La buena noticia es que el trader decide la cantidad máxima de dinero que está dispuesto a perder en cada operación. Así, siguiendo el ejemplo anterior, si el trader decide que el máximo que está dispuesto a perder en esa operación son 100 euros, solo tendría que poner un stop loss, asegurándose así de que, en caso de estar equivocado, su perdida máxima sea 100 euros.

No es tan fácil como parece, ya que en torno al 76% de los inversores minoristas pierden dinero, pero es importante entender también que mucha gente que se dedica al day trading lo hace sin haberse formado previamente. Aún así, tomando esa cifra como referencia, el porcentaje de personas que pierden dinero es mucho menor que el de pymes que se ven forzadas a cerrar (el 90% de las pymes cierra antes de los 10 años). Eso sin tener en cuenta los dolores de cabeza que trae consigo montar una empresa y la elevada inversión inicial que se necesita hacer.

En definitiva, el day trading es una opción más que razonable para aquellos que quieran trabajar para sí mismo, desde donde quieran y cuando quieran, pues solo se necesita un ordenador o un teléfono móvil con conexión a internet. Además, existen cuentas demo, en las que el dinero es ficticio pero los movimientos de mercado son reales. Estas plataformas se pueden usar para entrenar antes de dar el salto a una cuenta real.

Etiquetas:

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *