CARGANDO

Escribe para buscar

Opinión

Cuando Garzón habla, sube el pan

Compartir
Alberto Garzón

Alberto Garzón muestra su ignorancia una vez más al atacar al sector ganadero de la manera en la que lo ha hecho. Sus ataques no han tardado en saltar las alarmas, no ya dentro del propio Gobierno, sino en todo el país.

Que un ministro ataque de esa manera a un sector tan importante para el país es una locura. Peores aún son los ‘argumentos’ utilizados. Unos argumentos sacados del ala radical del sector animalista, que no hace más que alarmar y repetir sandeces sin ningún tipo de evidencia empírica y/o científica.

Decir que el consumo de carne es peligroso para la salud de las personas y la supervivencia del planeta es una bobada. Los datos desmienten ambas afirmaciones, ya que, como recoge una carta del sector ganadero-cárnico a Garzón;  España es el país más saludable del mundo (según el ranking de Bloomberg, Healthiest Country Index), España es el país con mayor esperanza de vida del mundo (según el IHME de la Universidad de Washington y la prestigiosa revista científica The Lancet), España es el país con más esperanza de vida de la Unión Europea (según el informe “State of Health in the EU 2019” de la Comisión Europea), España tiene un índice muy por debajo de la media en incidencia de cáncer de todos los países de la OCDE (según el estudio “Health at Glance 2019” de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). 

Es mentira que comer carne sea peligroso para el planeta.

Además, es mentira que el consumo de carne sea “peligroso” para la supervivencia del planeta. Cuando Garzón asegura que para producir 1 kg de carne se requieren 15.000 litros de agua, ignora que el 90% de ese agua viene de la lluvia. Cuando asegura que el 14,5% de los gases de efecto invernadero a nivel mundial provienen de la ganadería, ignora que el 80% de estas emisiones provienen de países en vías de desarrollo. A su vez, ignora recientes estudios que aseguran que introduciendo algas en el forraje de las vacas se podría reducir las emisiones de metano en un 82%.

Garzón es la personificación de la ignorancia. Una virtud muy valorada en la política española e imprescindible para formar parte del consejo de ministros del actual gobierno de nuestro país. Es un ministro completamente ausente y prescindible que debería mantenerse en la sombra, hablando lo menos posible para dejar de seguir dañando su ya muy dañada imagen.

Etiquetas:

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *