Escribe para buscar

Entretenimiento

CINE| Expediente Warren: Obligado por el demonio

Compartir
Director: Michael Chaves.- Intérpretes: Patrick Wilson, Vera Farmiga, Ruairi O`Connor

El universo Expediente Warren lo forman una serie de películas de terror que presentan en forma de ficción casos de la vida real de los investigadores paranormales Ed y Lorraine Warren.

Todo comenzó en 2013 con “Expediente Warren (The Conjuring)” a la que siguió “Expediente Warren 2 (The Conjuring 2)” (2016), ambas dirigidas por James Wan y co-escritas por Chad Hayes y Carey W. Hayes, consideradas la serie principal, que nos contaban dos de los muchos casos famosos de actividad paranormal en los que han intervenido los Warren. La franquicia incluye “Annabelle” (2014), spin-off dirigido por John R. Leonnetti, centrado en el origen de la muñeca del mismo nombre antes de que los Warren entraran en contacto con ella al inicio de la primera película. En 2017 se estrenó la precuela “Annabelle: Creation”, dirigida por David F. Sandberg, y en 2019 la secuela “Annabelle vuelve a casa”, dirigida por Gary Dauberman. Además de los spin-off de Annabelle, en el universo The Conjuring, también encontramos el de “La Monja” (2018), dirigida por Corin Hardy.

El germen de la saga lo puso Ed Warren unos veinte años antes de ver la luz la primera película, cuando hizo una copia de una cinta de la entrevista original de Lorraine con Carolyn Perron para el productor Tony DeRosa-Grund.

 Ahora nos llega EXPEDIENTE WARREN: OBLIGADO POR EL DEMONIO. Como en las anteriores, es una historia basada en hechos reales, llena de terror, asesinatos y maldad que conmocionó incluso a Ed y Lorraine Warren, los verdaderos investigadores paranormales con más experiencia en este campo. Es uno de los casos más sensacionales de sus archivos, que empezó con la lucha por el alma de un niño y les fue arrastrando más allá de cualquier cosa que hubieran visto antes. Fue la primera vez en la historia de Estados Unidos en la que un sospechoso de asesinato utilizó la posesión demoníaca como defensa.

El reparto está formado por: Patrick Wilson (Ed Warren), Vera Farmiga (Lorraine Warren), Ruairi O’Connor (Arne Cheyenne Johnson), Sarah Catherine Hook (Debbie Glatzel), Julian Hilliard (David Glatzel), John Noble (Kastner), Eugene Bondurant (la Ocultista), Shannon Kook (Drew), Keith Arthur Bolden (Sargento Clay), Sreve Coulter (Padre Gordon), Vince Pisani (Padre Newman), Sterling Jerins (Judy Warren), Paul Wilson (Carl Glatzel), Charlene Amoia (Judy Glatzel) e Ingrid Bisu (Jessica).

La oración “Espíritu Santo, nos reunimos en tu nombre. Ilumina nuestros corazones. Danos luz y fuerza. Apóyanos con tu poder, porque tú eres Dios”, del obispo Bryan D. Ouellette de la Holy Nicholean Catholic Church de Atlanta, una comunidad cristiana contemplativa esotérica, fue la bendición al comienzo del rodaje de EXPEDIENTE WARREN: OBLIGADO POR EL DEMONIO, algo que se ha convertido en tradición en las películas de Expediente Warren y sus spinoffs, invitando a todos los miembros del equipo técnico y artístico a participar en ella. Para la mayoría, es una fuente de consuelo, independientemente de la fe que profese cada uno y marca la pauta para el resto del rodaje.

Del guión se ha ocupado David Leslie Johnson-McGoldrick (“Expediente Warren: El caso Enfield”), sobre una historia de James Wan y David Leslie Johnson-McGoldrick, basada en personajes creados por Chad Hayes y Carey W. Hayes. El equipo creativo reúne a colaboradores del universo “Expediente Warren”, que incluye al director de fotografía Michael Burgess, la diseñadora de producción Jennifer Spence, la diseñadora de vestuario Leah Butler y al compositor Joseph Bishara, junto con Peter Gvozdas, el montador del director en “La Llorona” y el montador Christian Wagner (Fast & Furious 7 [A todo gas 7]).

Durante el rodaje de “Expediente Warren: El caso Enfield”, Chaves y Wan hablaron sobre cuál sería el siguiente caso que Ed y Lorraine abordarían en la pantalla. Wan no quería que la siguiente entrega fuera otra película de casa encantada, encerrando a sus superhéroes sobrenaturales en las mismas cuatro paredes de narración que ya se habían abordado en las dos primeras películas. Quería abandonar el subgénero de la casa embrujada, pero manteniendo todos los elementos de terror. EXPEDIENTE WARREN: OBLIGADO POR EL DEMONIO tiene mucho de thriller clásico de detectives de la policía, en este caso los detectives son Ed y Loraine Warren.

Wan, Safran y el guionista David Leslie Johnson-McGoldrick, recurrieron a uno de los expedientes más famosos de los Warren. “Obligado por el demonio”, que acaparó titulares. Se centra en el primer juicio por asesinato en Estados Unidos en el que la posesión demoníaca se utilizó como defensa legal. Al equipo de Expediente Warren vio una gran oportunidad para que Ed y Lorraine llevaran sus habilidades al límite, arriesgando sus vidas para demostrar la existencia de las fuerzas del mal y la inocencia del acusado.

Esta película también ha facilitado a los realizadores poder situar a Ed y a Lorraine en el mundo en general. Para ellos, fue una gran oportunidad para implicar a la policía e investigar las siniestras razones que llevaron a cometer ese crimen tan espantoso. Se trata de la historia de Arne Cheyenne Johnson, un joven de 19 años que, poseído por un demonio, asesinó a su casero. La principal diferencia con las otras de la saga es que, teniendo todos los elementos de terror que se esperan en una película de Expediente Warren, se enfrenta a un misterio que está ligado a lo que es el propio universo de Expediente Warren.

Aunque es la cuarta vez que la diseñadora de producción Jennifer Spence forma parte del equipo Expediente Warren, EXPEDIENTE WARREN: OBLIGADO POR EL DEMONIO, es la primera basada en un caso real de los Warren. Spence decidió dar a la película un aspecto realista apoyándose en los tonos de color.

El set más importante que tuvieron que construir fue la casa de la familia Glatzel. Se basó en la casa de Travis en Senoia, Georgia, una construcción victoriana de 1910. Esa misma casa se utilizó en la película “Tomates verdes fritos” (1991). Desde los papeles pintados y alfombras, hasta los muebles y cortinas, Spence creó un campo laberíntico y naturalista de verdes, azules, amarillos trigueños y marrones, incorporando imágenes de plantas, césped y árboles siempre que era posible. En trabajos anteriores, Spence ha utilizado el color rojo para invocar lo demoníaco y el verde para implicar infección, pero en este caso eligió tonos más pálidos que parecen gastados.

Fue necesario crear una nueva sala de artefactos, la biblioteca del sótano de la casa del Padre Kastner, un lugar repleto de libros antiguos y de artefactos inquietantes y espantosos: estanterías decrépitas llenas de calaveras, muñecos espeluznantes, crucifijos, talismanes, tótems, tallas, cálices, fotos antiguas, objetos de taxidermia y cajas de hechizos cubiertas de polvo.

Gran parte de EXPEDIENTE WARREN; OBLIGADO POR EL DEMONIO se rodó en los Pinewood Studios de Atlanta (ahora Trilith Studios) en Fayetteville, donde se construyeron diferentes decorados, los interiores de las casas de los Glatzel y los Warren, los túneles que hay debajo de la Granja de Kastner y el Pasillo Infinito, así como el borde del acantilado donde Lorraine pasa muchísimo miedo. La producción también utilizó el backlot del estudio para algunos de los elementos de la escena del bosque.

Se rodaron escenas adicionales en toda el área metropolitana de Atlanta, como Stone Mountain, el bosque en Indian Island y el Washington W. King Bridge se duplicó como un puente cubierto de Connecticut. En Newnan se utilizaron tres localizaciones: el Tribunal Superior del Condado de Coweta como Tribunal Superior de Danbury, la escena flashback del Teatro Alamo de Ed y Lorraine en su primera cita y el Hospital Old Piedmont sustituyó al Centro Correccional de Bridgeport y al interior de la Funeraria Palmeri. Palmetto fue el lugar donde Arne estaba trabajando como podador de árboles, y Griffin el de las perreras Brookfield Boarding Kennels de Bruno Saul. Starrs Mill, en el Condado de Fayette, sustituyó a la granja y biblioteca del Padre Kastner. La ciudad de Atlanta proporcionó dos localizaciones: el Cheshire Motel como el Bruneau Motel y el Cementerio de Westview sirvió de exterior de la Funeraria Palmeri.

La banda sonora es de Joseph Bishara, compositor de cabecera del Universo Warren.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *